El camino.

Se sintió con la capacidad de devolverse sola.
Eran las cinco de la mañana,
Y el basile ya estaba terminando,
las chicas decian que quizas se irian a basilar a otro lado.
Yo no quería.
Asi que en el momento en una amiga me lo propuso,
Yo le dije que subiria sola.
Era lejos.
Pero bueno, eran las cinco,
Y aunque estaba por terminar;
Seguiamos tomando,
Y asi paso las seis, seis treina,
Salian los primeros rayos del Sol,
Las chicas me preguntaron nuevamente,
Y nuevamente dije que no.

Sí… me arrepiento.

En donde estabamos
Eramos pura gente conocida,
Yo pensé, bueno,
Nada malo podría pasar,
Así que las chicas se fueron,
Y me quede con otra muchacha
Terminando el ultimo vaso
Que nos quedaba por tomar.

Ella vivia cerca del lugar, asi que caminamos juntas un corto trayecto,
Y despues yo seguí sola mi caminar.
Más adentante iban los cabros.
Los mismos cabros que veia y crecí viendo.

No me llevaba bien con dos,
Pero de lo que recuerdo eran seis.
Y habia un chico con el que teniamos nuestra pequeña historia,
Pero de él y mia,
Las malas lenguas aún no hablaban ni sabian.

La dejé en su casa y subí.
El trayecto era largo;
Uno me dijo que por que iba sola, y mejor no caminaba con ellos.

Tenia quince años, y salia hace unos dos o tres años de antemano.
En los recuerdos que tengo,
Uno me dio un palmazo en el trasero,
Y se corrio,
Le dije que ¿qué hacia?,
Que ¿qué le pasaba?;
Se rió y otro su juego siguió.
Ahora eran dos, y todos reian.
Trate de quedarme atras,
Y no avanzaban;
Trate de avanzar mas rapido y no se movían;
Mi cabeza repetia:
“Debiste ir con las niñas,
Debiste ir con las niñas”;
Asi que como no pude avanzar, ni esperar que ellos lo hicieran,
Me empezé a defender y a reclamar. Siguieron,
Pero se sumaron dos mas.
Yo miraba al chico que me gustaba, como se reia,
Me preguntaba por que no hacia nada
y cuando me miró, comenze a llorar.
Ahí lo dejaron de hacer
Y el paso empezaron a apurar.

En lo que me acuerdo,
Con lagrimas en los ojos subí por otro lugar,
Y me repetia que era tonta, que debí decirles que no y caminar más atras.
O tomar el camino mas largo,
Pero, ¡que iba yo a sospechar!.
Luego se me venian mis amigas a la mente,
Y yo decia, me van a retar,
Me van a culpar,
¿Por qué no fui a basilar?,
¿por qué no fui con ellas?,
¿Por qué quize mi trago terminar?,
¿Por qué confié en “conocidos”,
Por qué, si en nadie se debe confiar.?
Siento la tormenta en la cabeza,
Y camino lento, y viendo poco,
Pensaba “Gracias Dios, menos mal no fue mas”
Pero este pensamiento no calmaba
Un sentimiento de odio hacia mi.
Por que , ¡claro!,
Yo sola decidí subir.
Por que estaba aceptando el daño que me hicieron,
Simplemente por que no “fue mas”.

Llego a territorio conocido
Y me voy a esconder detras de la sede del lugar,
No se por que fuí,
Solo quería esconderme en algún lugar.
No entiendo que tenian en la cabeza.
Ya, quizas en su mundo,
En su ebriedad,
Era travesura,
pero, ¿por qué no respetar?
Y no entiendo
Por qué lo justifico,
Me confundo y vuelvo a llorar.

Y los sigo viendo, y algunos me saludan
Yo solo pienso:
“Que descaro, y que atrevimiento;
Pero que vergüenza,
Yo ni pude decir na’ ”

Charlotte de la Luna.

©Gloria Robles.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s